EL VÍNCULO CON EL OTRO Y LA CLÍNICA DE HOY EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

7 y 8 de noviembre de 2014

Tenerife

El cuerpo, la mente y los vínculos son dimensiones fundamentales de nuestra existencia.

El bebé humano inicia su andadura en el mundo, siendo un cuerpo que previamente ha sido parte de otro cuerpo, el de la madre. Desde el momento en que nace el bebé por su prematuridad psíquica y biológica, por su desvalimiento, necesitará de otro, generalmente la madre quién le ayudará a sobrevivir, es así como se desarrolla una relación psicológica y biológica con el pecho, el cuerpo y el psiquismo materno, de esta manera, la primera representación que tiene un recién nacido es la de un vínculo madre-bebé.

Para que el bebé pueda vivir tiene que llegar a un medio, donde haya otros que lo piensen, que lo atiendan, que lo cuiden y que lo quieran.

Esta investidura afectiva va a desempeñar un papel fundamental en el modo en que ese bebé pueda constituirse como sujeto, y cuando lo hace se va a inscribir en el entramado vincular y social que lo precede y lo determina, con expectativas, deseos conscientes e inconscientes que ya existen incluso antes de ser gestado.

A lo largo de estas Jornadas trabajaremos sobre patologías graves que suponen una carencia afectiva temprana o un déficit en la posibilidad del establecimiento de vínculos, en el papel que el cuerpo desempeña en la estructura del sujeto, en la técnica para entender y manejar estos casos, teniendo en esta oportunidad, la presentación y supervisión de un caso clínico. Veremos como a través de una escucha psicoanalítica podemos captar y entender a los pacientes, en el proceso que supone su propia construcción y el establecimiento de su singularidad.